Cada vez más, la sociedad se está concienciando con temas ecológicos y medioambientales afectando de manera directa o indirecta al sector inmobiliario, ya sea en materiales de construcción, fuentes de energía o a través del certificado de eficiencia energética, que es lo que hoy nos ocupa, y que tendrás que tener en cuenta si deseas vender o alquilar tu casa.

Y ¿Qué es el certificado energético o certificado de eficiencia energética? Te estarás preguntando.


Pues no es más que un documento que incluye la eficiencia energética de un edificio o parte de este, como lo es una vivienda o un local, abarcando información relevante como es la orientación, la situación, la envolvente, la iluminación y los sistemas de producción de energía, además de recomendaciones de mejoras viables.

Este documento debe registrarse por un organismo oficial de la comunidad autónoma correspondiente para que tenga carácter de certificado y es obligatorio desde el 1 de junio de 2013 a la hora de vender o alquilar un inmueble.

Junto con el certificado, deberemos de tener una etiqueta donde se resume el contenido de este, esta etiqueta es muy similar a la que puedes ver en los nuevos electrodomésticos e indica las calificaciones de emisiones y de consumo energético.


¿Qué vigencia tiene este certificado?

La validez de este, será de 10 años, pasado este tiempo, el propietario será responsable de la renovación o actualización del documento.
Para conseguir este certificado, tienes que contactar con un certificador autorizado, este visitará tu vivienda y redactará el certificado. Una vez tengas el certificado, debes acudir al registro de certificados energéticos de tu comunidad y presentar una copia del tuyo, firmado por el técnico. Una vez hecho esto, obtendrás la etiqueta energética.

¿Qué pasa si no disponemos del certificado energético a la hora de vender nuestro inmueble?
Sería un problema, pues podríamos recibir una sanción, con una cuantía que va desde los 300 a los 6.000 euros.